Beneficios de la Acupuntura y la fitoterapia en la diabetes y las úlceras diabéticas.

Pese a que en Occidente no se valore en su justa medida a la medicina tradicional china, lo cierto es que resulta eficaz en enfermedades graves de compleja solución. En concreto, podemos señalar el caso de la diabetes y sus secuelas- micro y macroangiopatías, neuropatías, ect. – así como de las úlceras diabéticas. Solamente con la acupuntura y fitoterapia  se puede alcanzar la curación completa. Entonces, ¿Por qué siguen produciéndose amputaciones alrededor del mundo y utilizando medicamentos ineficaces para tratar estos problemas? ¿Quiénes impiden que la regulación española incluya esta terapia alternativa? Terapia que países como Bélgica y Holanda ya tienen incorporada.  Florentina Martínez García nos hace partícipes de los magníficos resultados que está consiguiendo.

En 2025 se calcula que habrá en el mundo  400 millones de diabéticos. En las últimas décadas los diabéticos han pasado de 30 a 230 millones, una cifra nada desdeñable. En 2007, Anne Marie Felton, siendo vicepresidenta de la Federación Internacional de Diabetes (IDF) y presidenta de la Federación de Enfermos Europeos de Diabetes,  fue quien afirmo “cada diez segundos muere una persona en el mundo a causa de la diabetes y a otras dos se les diagnostica la enfermedad”.

Nos encontramos ante una enfermedad extendida que no solo es preocupante per se, ya que va mermando la salud paulatinamente de la persona que la sufre, sino también por sus graves secuelas en cuanto a microangiopatía – enfermedad de los pequeños vasos o capilares – y macroangiopatía (enfermedad de los grandes vasos, arterias y venas) que produce problemas coronarios – la angina de pecho normalmente no presenta dolor en los enfermos diabéticos y de aquí se explica la alta mortalidad por infarto, trombosis por accidentes vasculares cerebrales y claudicación y gangrenas de los vasos distales. Todas estas afecciones que presentan los diabéticos nos indican el problema de deterioro del organismo que sufren estos pacientes por dicha enfermedad.

Las farmacias están repletas de fármacos para la diabetes y sus secuelas que solo funcionan de modo paliativo. No resuelven nada. Los diabéticos consumen unos y otros en función del avance de la enfermedad y lesiones que se hayan producido. Por ende, terminan acudiendo a todo tipo de especialistas. Véase el ejemplo de oftalmólogos, cardiólogos, nefrólogos, cirujanos.. En el caso de estos últimos, en casos de úlceras diabéticas con visitas diarias a enfermería a someterse a curas con constancia. Además, el médico de familia hará un seguimiento y pedirá informes periódicos de hemogramas y otras pruebas complementarias.

Con todo, la calidad de vida de un diabético queda seriamente perjudicada al tratar el cuerpo como una unidad dividida en órganos que son tratados por distintos especialistas. Hay que tener en cuenta que en nuestro sistema sanitario, no existe un planteamiento de tratamiento integral y los especialistas trabajan por separado, siendo un intercambio de notas, lo máximo a lo que suelen llegar.

¿Qué ocurre entonces? Poca coordinación y contradicciones. De hecho, normalmente el paciente diabético sale de la consulta de un nuevo especialista, con otro fármaco que añadir a los que ya toma con sus correspondientes efectos secundarios.

La Medicina Tradicional China, por el contrario, entiende el organismo como una unidad integral en la que todos los órganos están comunicados e influyen unos sobre otros. No solo a nivel físico, en términos bioquímicos, sino también a nivel de energía con los denominados chakras. – vórtices de energía situados verticalmente en el organismo- y unos canales conocidos como meridianos, cuyo fin es dar energía al cuerpo para guardar un equilibrio.

A modo de información, comentaremos  que a cada órgano en el cuerpo le corresponde un meridiano que lleva su nombre. Se contemplan doce meridianos principales y ocho extraordinarios. Para la Medicina Tradicional China, la enfermedad es consecuencia del bloqueo total o parcial de algún vórtice o meridiano y en consecuencia, la alteración del correspondiente órgano. Por tanto, se produce un efecto cadena en que acaban siendo afectados otros.

Resulta obvio que estamos refiriéndonos a lo que los médicos denominan patologías crónicas, las agudas suelen producirse por intoxicaciones, microbios, traumatismos.., es decir, causas de tipo exógeno.

Un repaso a la historia de la  diabetes en la Antigua China

Beneficios de la Acupuntura y la fitoterapia en la diabetes y las úlceras diabéticas.

Los documentos conocidos más antiguos sobre diabetes de la Medicina Tradicional China se fechan en el período de la dinastía Zhan Guo (403-222 a.c.) cuya obra cumbre fue la denominada como Nei Jing que a su vez aúna los libros Su Wen y Ling Shu. En estos libros se cita la enfermedad hasta en catorce capítulos en los que se describen con detalle los síntomas, la etiología, los principios terapéuticos, los tratamientos y las precauciones a tener en cuenta para curar la enfermedad que fue denominada Xiao Dan (calor extremo) y “la enfermedad de los tres excesos y una insuficiencia”. Esta expresión se refiere a lo que los médicos de hoy en día reconocen como poliuria – producción excesiva de orina-, polifagia –apetito desmesurado- y polidipsia – necesidad de beber constantemente y en abundancia- y a la progresiva pérdida de peso. En esta obra también se afirma que la orina de los enfermos tenía sabor dulce (glucosuria).

Para la Medicina Tradicional China, existen tres tipos de diabetes, cuya etiología es determinada por la alteración de un órgano concreto y en la que, a su vez, destaca un síntoma específico. Cuando el órgano que sufre la alteración es el riñón el primer síntoma es la poliuria; cuando se trata del bazo-páncreas ( para la Medicina Tradicional China estos dos órganos son un conjunto inseparable)la polifagia y cuando el responsable es el pulmón la polidipsia. En resumen, en un caso se trataría de un órgano (el riñón) de la parte inferior del cuerpo – para los chinos Jiao inferior -, en otro de la zona media (bazo-páncreas) – por lo que lo denominan Jiao medio– y el último de la zona superior (el pulmón) –  lo llaman Jiao superior-. Debido a esto se conocen los tres tipos de diabetes como “diabetes del Jiao inferior, medio o superior”.

Actualmente, podríamos añadir otro síndrome a la lista, el estrés. Hace 2400 años por el modo de vida era prácticamente inexistente y por eso no aparece mencionado. La realidad actual es totalmente distinta, y sabemos que quiénes lo sufren tienen reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos tales como, la ansiedad, la depresión, el insomnio, entre otros. Hoy en día, se sabe que el estrés es una de las principales causas de depresión del sistema inmunitario.

¿Y qué posición toma la Medicina Tradicional China al respecto? Pues que efectivamente, un estado de estrés continuado puede provocar alteraciones en el hígado y alteraciones en otros órganos relacionados con él. Esto es importante ya que entre otras funciones, el hígado es el encargado de regular los niveles de azúcar en sangre junto con la insulina que aporta el páncreas. (concretamente por los islotes de Langerhans).

En otras palabras, cuando el páncreas segrega una cantidad superior a la normal de insulina – cosa que sucede cuando el estrés el alto, con la ingesta de algunos medicamentos o la existencia de un tumor en el páncreas o insulinoma- el nivel de azúcar en sangre puede rápidamente bajar y provocar una hipoglucemia, lo que activa al hígado y al páncreas para intentar equilibrarlo produciendo glucagón, una hormona sube el nivel de azúcar gracias a una enzima  llamada glucogenasa cuyo fin es descomponer el glucógeno en dextrosa y maltosa. Por otro lado, cuando el azúcar en sangre –glucemia- es alto – hiperglucemia- el páncreas debe segregar la cantidad de insulina suficiente para que baje ese nivel.

Resulta obvio que si la comunicación energética entre el bazo-páncreas y el hígado ha sido alterada los tres órganos padecerán alteraciones que impedirán correctamente sus funciones, y en el caso de la diabetes, darán lugar a hiper o hipoglucemia lo que en cadena afectará a otros órganos.

Se hace necesario indicar que la Medicina Tradicional China señala que existen estados de ánimo – factores psicoemocionales- que cuando son excesivos pueden producir alteraciones de algunos de los principales órganos. En el caso de la diabetes, los siguientes son los afectados:

-La rabia, la ira y la envidia afectan al hígado.

– Las preocupaciones afectan al bazo.

-El temor y los miedos afectan al riñón.

-La melancolía y tristeza afectan al pulmón.

Cuando estas emociones se llevan al extremo pueden interiorizarse y producir problemas patológicos de los mencionados órganos.

Un problema recurrente es que a pacientes diabéticos con los tres síntomas citados – polifagia, polidipsia y poliuria- la medicación que se les suministra para disminuir los niveles de azúcar en sangre les hace provoca la desaparición de los síntomas lo que no quiere decir que la alteración de los órganos se haya subsanado. En consecuencia, el deterioro progresivo  se sigue produciendo y lleva a poder padecer úlceras diabéticas que se incluyen dentro de lo que en la medicina de Occidente se llama Macroangiopatía diabética. En conclusión, pese a que los síntomas hayan remitido se hace necesario llegar a un equilibrio energético de esos órganos a la vez que se cura a nivel físico la úlcera diabética o el pie.

¿Qué son las úlceras diabéticas?

En su gran mayoría, las úlceras diabéticas suelen aparecer en los miembros inferiores, comenzando frecuentemente por los dedos de los pies. El motivo se debe a que la densidad sanguínea debida al azúcar que hay en la sangre hace más lento la velocidad de retorno sanguíneo.

Los diabéticos tienen la sangre con más densidad en venas, arterias y órganos, pudiendo llegar a tener bloqueos sanguíneos en el interior de éstos. Además, la permanencia en posición erguida, la sangre espesa de la parte distal o inferior tiene más dificultad para volver hacia arriba y puede quedar retenida en esa zona – principalmente en los dedos de los pies- lo que en la Medicina Tradicional China se conoce como estasis sanguínea, lo que en Occidente se conoce como trombo. Conforme pase el tiempo, se irá acumulando la masa sanguínea a la ya retenida provocando que la zona alterada sea más extensa. Como es natural, esa sangre se coagula, no puede nutrir los tejidos de alrededor y por tanto, se ulceran o mueren.

La úlcera puede hacer aparición por una herida o arañazo que no consigue cicatrizar. Esto es debido a que la hemoglobina no puede alcanzar la zona herida porque está bloqueada por la masa sanguínea que quedo retenida sin retorno.

En las personas diabéticas  con trastorno del metabolismo del azúcar se ha podido verificar que la baja velocidad electroforética de los eritrocitos y su casi nula flexibilidad, la viscosidad de la sangre y el plasma, y los niveles altos de hematocrito, colesterol y triglicéridos en sangre son consecuencias directas de esta alteración.  Los capilares se engrosan al ser la sangre más viscosa y ello da lugar a bloqueos a nivel microcirculatorio.

Por ello, lo primero que hay que hacer es reactivar la circulación de la sangre y proceder a la tonificación energética del organismo para conseguir mover la masa sanguínea bloqueada y lograr que esa zona vuelva a nutrirse a través de la sangre.

Para curar una úlcera diabética primero se debe alcanzar un buen funcionamiento de los órganos alterados. Esto es el principal motivo del fracaso de la medicina occidental en curar este problema. Normalmente, se trata únicamente el pie y no los órganos cuyo mal funcionamiento ha creado el problema.

La eficacia de la Acupuntura

La técnica terapéutica más utilizada por la Medicina Tradicional China para esta enfermedad y más eficaz es la Acupuntura. Este método tiene como principal objetivo la reactivación de los flujos de energía – los chinos lo llaman Qi- de los meridianos consiguiendo así que alcance a los órganos alterados. Cuando se produce este fin, el órgano entra en fase de recuperación y el cuerpo comienza a regular mejor los niveles de azúcar en sangre (glucemia) y la vida del paciente mejora paulatinamente. Todo esto hace posible que llegue a las ulceras la hemoglobina proporcionándoles oxigeno a los tejidos de alrededor alterados y al fin, a la úlcera. Así se produce la curación.

Cuando la hemoglobina empieza a dar lugar a la nutrición de los tejidos necrosados comenzaran a ser execrados del organismo y se producirá una segregación de sangre oscura con líquidos sanguino-purulentos. Este proceso seguirá hasta que al fin la sangre sea de color rojo intenso, a partir de aquí la úlcera cicatrizará. Entonces, se hace fundamental, dejar que el organismo expulse todos esas segregaciones para su rehabilitación. Realmente es necesario llevar un control periódico del estado de la sangre, utilizando hemogramas para descartar infecciones en el torrente sanguíneo. También se le aconseja al paciente la toma de temperatura dos veces al día para comprobar que no hay febrícula que pueda evidenciar una infección.

A lo largo del tiempo, hemos visto pacientes cuyas úlceras han sido tratadas con hemostáticos- medicamente utilizado para detener hemorragias- cuando lo más lógico es dejar que siga su proceso natural, segregando esa materia que solo puede derivar en más problemas si queda interna en el organismo.

Resulta evidente que también es aconsejable realizar un drenaje natural de las heridas controlando su asepsia con fitoterapia. En China, desde hace milenios, se utilizan diferentes plantas para el tratamiento tópico de las úlceras gracias a sus propiedades. A destacar: la Lagasca o Sideritis angustifolia, más conocida como Rabo de gato.

Como ya comentamos anteriormente, para Medicina Tradicional China, existen tres tipos de diabetes por lo que no existe una prescripción genérica y en consecuencia se utilizarán unas plantas u otras. Por ello, resulta vital, un diagnóstico acertado sobre el tipo que sufre cada paciente.

La alimentación: un factor clave.

La fitoterapia como la Medicina Tradicional China, selecciona los alimentos teniendo en cuenta su naturaleza- pudiendo ser fría, fresca, neutra, templada o caliente– y su sabor – dulce, salado, amargo, ácido y picante. Estos sabores que están relacionados con los cinco elementos –madera, fuego, tierra, metal y agua-, cada uno de los cuales tiene correspondencia con órganos específicos. He aquí la razón de su relevancia en el diagnóstico. Según el sabor que el paciente percibe podemos saber qué órgano se encuentra afectado. Este conocimiento nos conducirá a elegir un tratamiento acorde al órgano afectado y qué alimento le recomendamos.

La nutrición es fundamental ya que se trata de un tratamiento etiológico que aumenta nuestra capacidad orgánica de autoregeneración y curación.

En conclusión, el conjunto de la Acupuntura, la Fitoterapia y la Nutrición son un método extremadamente eficaz para el tratamiento personalizado que resuelva o mejore los casos de diabetes y úlceras diabéticas. De aquí se sigue que resulte necesario formar profesionales alrededor del mundo capaces de atender a los pacientes diabéticos de esta forma, dada la ineficacia de los métodos convencionales.

Por último, mi experiencia clínica a lo largo de los años en diabetes y úlceras diabéticas me llevó a explicar en un libro “Diabetes y úlceras diabéticas en Medicina Tradicional China” varios casos clínicos que expongo a través de un centenar de fotografías.  Siendo extraordinario el proceso de curación de la mayoría de úlceras en los primeros días de tratamiento y como a las pocas sesiones de acupuntura se nota una evolución hacia la curación. El paciente diabético debe conocer que su proceso de curación lleva asociado dolor, pues se produce una renovación de la materia estancada hacia el exterior. En todos los casos que he tratado en los últimos años la curación ha sido total y los tejidos lesionados se regeneraron al completo.

La Medicina Tradicional China no sólo alivia dolores y resuelve dolencias como se tiene entendido por creencia extendida sino que es bastante eficaz sobre patologías graves y crónicas, a pesar de que las multinacionales farmacéuticas y organismos oficiales hagan caso omiso de estos beneficios.

[Total: 2    Average: 4.5/5]

3 Comments

Isika · 18 mayo, 2018 a las 8:42 AM

Brutal, cuanta verdad en cada palabra…..gracias por las semillitas que nos vas dejando, las plantaremos hasta que no quede campo sin cultivar.

Sonia Garcia Pastor · 4 julio, 2018 a las 5:16 PM

Una gran cultura, q

Sonia Garcia Pastor · 4 julio, 2018 a las 5:17 PM

Una gran cultura, que maravilla, gracias por la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *