Hablemos del Hígado.
Pero no del hígado “estructural”;
no del físico…
Hablemos del Hígado emocional.
De las características emocionales que hacen que una persona, un órgano, una célula, sea única…, especial.
El Hígado…,

El higado emocional
Ese órgano que es capaz de autoregenerarse físicamente.
Ese órgano que recibe el “primer impacto” de lo que comemos; el “primer impacto” de cualquier tipo de emoción; el “primer impacto” de lo que programamos, vivimos, decimos…
Ese “primer impacto”…
El Hígado con su tendencia Yang… con la rabia, la ira, la impotencia de haber sido golpeado una y otra vez y estar obligado a la gestión de esas emociones encolerizadas. (Quién no ha sido “Hígado” alguna vez?).
El Hígado que siempre le pide más y más Yin a su madre, Riñón, como si nunca fuese suficiente; ella se alimenta de verduras R.6, R.3 y frutas. Ese órgano que también, como “madre” se alimenta de verdura amarga y fresca que se llaman H.2, H.3, H.6, H.14, tiene que alimentar a su Hijo (Corazón) que tampoco parece tener suficiente Xue y siempre pide, pide, pide… pide C.3 y C.7.
El Hígado almacena Xue como buen proveedor de la misma a otros órganos. Almacena y distribuye.
Él es también el responsable de “mantener libres las vías de paso” y es que cuando hay mucho tráfico, las vías se bloquean por éste y aparecen “bloqueos”, “estasis”, “excesos”. A veces, agotado por la injusticia de ser el “oprimido”, va a reposar a la orilla del mar y las olas de traen un velero llamado H-2 e H-8 donde navega, relajado, hacia el descanso, hacia la paz.
Le agita la primavera porque ésta es una estación de vientos, de movimientos internos y externos. Una estación de cambios, de expansión, germinación, color… una estación donde vuelve a renacer la vida después de un frío invierno.La Sangre (Xue)Cuando no tiene suficiente Xue, el Hígado puede generar Viento Interno lo que hará que aparezcan tics, movimientos involuntarios…
El Hígado corresponde al Elemento Madera, a los árboles, al bosque verde… y son los árboles los que controlan a la Tierra haciendo que ésta no se desprenda. Las raíces de los árboles son la sujeción de la tierra al suelo de este planeta.
Al mismo tiempo que la Madera controla a la Tierra, es controlada por el Metal (su color es el blanco pero para que pueda ser visto, le vestimos de gris) ya que éste, en forma de sierra, puede cortarla y si eso ocurre diríamos que el “Metal explota a la Madera” y le perjudicaría pero también la “Madera se puede oponer al Metal”, ocasionándole problemas como por ejemplo esa sensación de losa en el pecho que no nos deja respirar adecuadamente y que solemos asociar al estrés, a la ansiedad, a la intranquilidad… decimos entonces que el Yang hepático invade el Jiao Superior, oponiéndose al Metal cuyo Zang, el Pulmón, sufre las consecuencias y cuyo Fu, el Intestino Grueso, también podría sufrirlas por ser pareja del Pulmón.
En verano es el Hijo de la Madera, el Fuego, quien “gobierna” esta estación y su Zang asociado es el Corazón que, durante esta estación, necesita mucha Xue (Yin) para calmar el calor; la Xue para el Corazón es como un vaso de agua fresquita debajo de ese sol de 40ºC y, de esta manera, es como el Hígado impide que su Hijo (Corazón) sufra las inclemencias del calor y pueda pararse “en seco” por la falta de Xue.
Quiero, personalmente, agradecer a mi Hígado la paciencia, dedicación y protección que me dedica a pesar de que “hagamos novillos” con la alimentación, bebidas alcohólicas, etc., y con mención especial a las “emociones” que le impactan y que alteran sus funciones.
¡GRACIAS!

[Total: 10    Average: 4.2/5]

2 Comments

Ana · 28 agosto, 2018 a las 3:31 PM

Sublime explicación,Diosa de la didáctica….y de todo lo demas

Mari Luz · 7 septiembre, 2018 a las 5:36 PM

Muy interesante,gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *